Voluntariado europeo

La Unión europea, para nuestra ventaja, siempre ha apostado por el intercambio multicultural, el viajar y conocer otros países, creando así en los jóvenes sentimientos de ciudadano Europeo.

El programa más conocido de todos es el Erasmus universitario, en el que participé con la politécnica yendo a estudiar a Noruega, una gran experiencia. Sin embargo, dentro de lo que se entiende por el nuevo “Erasmus+”, el intercambio universitario es solo una más de entre otras opciones. La UE entiende que nuestra formación se desarrolla en dos áreas: la formal, conocimientos técnicos que utilizaremos en nuestra vida profesional, es decir los estudios, y educación no formal, que afecta nuestro desarrollo personal como personas: iniciativa, capacidades comunicativas, trabajo en equipo, independencia, planificación de auto aprendizaje... Os presento el programa de Servicio de Voluntariado Europeo (o según sus siglas en inglés, y como os aparecerá mas en Google, EVS).

Cada proyecto de voluntariado es completamente diferente, pero dejarme contaros sobre mi experiencia, en lo que ha sido uno de los mejores años de mi vida. Realicé mi servicio en la ciudad de Gdynia (Gdansk area) en Polonia. Colaboré con una ONG local “Fundación para el cambio Creatividad” que era responsable del desarrollo y revitalización de un área marginal de la ciudad. Mis responsabilidades fueron muy variadas, desde animación con los niños en la calle, clases de español para adultos, preparación de eventos y actividades multiculturales, trabajar con voluntarios locales, y apoyo en multitud de proyectos y eventos, creando un vínculo muy especial con niños, vecinos y trabajadores.

Tras pasar un primer período de observación, yo y mis compañeros fuimos adquiriendo más responsabilidad y proponiendo nuestras propias ideas y proyectos.

Pero lo mejor estaba al llegar a casa, viviendo en una casita de dos plantas y conviviendo con otros 12 voluntarios de toda Europa, que se convirtieron en mi pequeña familia durante un año: italianos, franceses, rumanos, ucranianos y húngaros formaban la macedonia. Una casa siempre animada, donde pasaba algo o siempre podías encontrar con quien hablar. Como voluntario, la Unión europea provee dos formaciones en el país de destino “On Arrival Training”, que realicé en Varsovia, y el “Middle training” que en mi caso fue en Toruń. En estas formaciones tienes la oportunidad de conocer voluntarios de otras ciudades de tu país (multiplicándose la mezcla cultural), lo que nos lleva al siguiente punto: Viajar.

El estar en un país central de Europa te da mucha facilidad de visitar otros países a costes muy reducidos. Tras conocer a otros voluntarios en otras ciudades, comienza el proceso de explorar el país, hospedándote en las casas de los demás voluntarios, y acogiendo en la tuya propia, conociendo otros proyectos y formas de hacer las cosas. En el erasmus todos empezamos y terminamos a la vez, pero en EVS no tiene porque, lo que te de la oportunidad de visitar a antiguos EVS en su pais de origen. En mi caso, me faltarían dedos de la mano para contar las veces que he cruzado la frontera. En fin, es una oportunidad que no puedes dejar escapar.

Como voluntario, recibes alojamiento y dinero para comida, transporte local si es necesario y el 90% de los costes del traslado. A parte de una cantidad de dinero de bolsillo para gastar en lo que quieras. No es mucho dinero (185€ al mes en mi proyecto en Polonia, variando de país a país). Pero no necesitas tener dinero ahorrado para lanzarte. Si en el erasmus recibes el ingreso cada 3 meses, aquí viene mes a mes puntual. Además de mucho más apoyo por parte de las organizaciones, como clases en el idioma local, o la figura del mentor que te ayuda a integrarte. ¿Qué mas ayuda necesitas para lanzarte? Hay mucho tipos de proyectos: con niños, en granjas, con jóvenes, medioambientales, sobre derechos humanos... Y las duraciones van desde escasas semanas hasta un año, (Se te permite dos voluntariados de duración menor a 7 meses o 1 de mas de 6 meses).

Eso sí, existe la condición de que seas menor de 30 años. No pierdas el tiempo y dirígete a la oficina de Cooperación Universitara al Desarrollo de la UA, o por ejemplo, a la Concejalía de Juventud de Elche, ellos te explicarán como solicitar el proyecto, y una vez escogido, se encargarán de todo el papeleo por ti.

El EVS es una gran oportunidad de dedicar un año para ti, descubrir nuevas cosas y repleantearte que quieres hacer en tu vida, ampliándote los horizontes. Es mucho más intensa que el erasmus, con una inversión cultural muchísimo mayor. Algo que a mi y a todos mis compañeros este año nos ha transformado.


Abel Bordonado
Estudiante de Informática EPS

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades