Los Murales cerámicos

Los murales, son una de las primeras formas de expresión artística del ser humano, que llega hasta nuestros días reflejando la vida y sociedad de culturas y civilizaciones, plasmándose ideas y creencias de éstas en cada momento y sirviendo como medio de comunicación, de algunas partes de la sociedad que conocían el significado de dichos murales.

Estos elementos reflejaban aspectos religiosos, costumbristas, económicos y educativos de cada época. Si estos grupos sociales estaban en declive el uso de estos murales también y al revés, si estaban en época de desarrollo, el mural cerámico iba paralelo a ellos, pudiéndose en una misma época, relanzarse unos tipos de murales y retroceder otros, por pertenecer a diferente tipo de actividad, destacando la importancia de la iglesia, que ha permitido la creación, de muchos murales por encargos a autores relevantes. Gracias a la conservación del patrimonio arquitectónico en la actualidad, se pueden disfrutar y conocer fragmentos del pasado mediante estos elementos en todo el mundo.

Los murales, pueden trazarse sobre diferentes tipos de superficies, entre las más importantes se pueden citar las que a continuación se detallan. Si se habla de pintura mural, se tiene como soporte, el mismo muro donde se va a pintar. Los relieves escultóricos, se trabajan sobre el mismo soporte pudiéndose obtener sobre relieves o bajo relieves. En los murales cerámicos, la obra se realiza sobre una base cerámica, que después se sujeta al muro mediante un adhesivo. Cuando son teselas, la obra se realiza sobre elementos de composición no cerámica, como pueden ser los granitos, mármoles o vidrios, que se colocan sobre suelos o muros también con adhesivos adecuados.

Si nos adentramos en los murales cerámicos, a través de un conjunto de azulejos en un orden determinado, se obtiene una composición, donde se plasma la obra de arte, mostrándose como ejemplo puntual la estación del Norte de Valencia (1906 a 1917) del arquitecto español Demetrio Ribes. El término azulejo se refiere a piezas rectangulares o cuadradas, aunque además, se pueden encontrar piezas irregulares que al unirlas dan lugar a un dibujo, pudiéndose adaptar a diferentes superficies y volúmenes, destacando en este campo el trencadís de Gaudí, uno de los arquitectos más importantes de la historia del arte y de la arquitectura, reflejando estos elementos murales como parte de su grandiosa obra. Los azulejos, tienen una base arcillosa de barro cocido llamada bizcocho y una cara vitrificada a causa de la cocción del esmalte, que se decoraba mediante diferentes técnicas entre las más importantes, la plantilla calada, transferencia, cuenca o arista, cuerda seca y moldeado.

Para entender como ha avanzado a lo largo de la historia, tanto la mejora de las propiedades de los materiales, como la calidad de fabricación y el uso de maquinaria cada vez más perfecta, hay que mencionar, que desde del año 3000 a.C. al año cero, las civilizaciones estaban separadas y la conexión entre ellas no era fluida por las distancias, por lo que la forma de realizar los azulejos, los materiales utilizados y los medios empleados, eran diferentes entre los pueblos del mundo. Después de Cristo, a partir del islamismo y las conquistas de territorios, empiezan a absorberse conocimientos de otras civilizaciones y empiezan a mejorarse las técnicas de fabricación y las propiedades, gracias a la globalización como consecuencia de la reducción de las distancias entre ciudades con los transportes, la revolución industrial, y transmisión de conocimientos entre las diferentes culturas, consiguiendo un azulejo con similares características e igualándose cada vez mas unos a otros, con el paso de los siglos hasta la actualidad.

Haciendo un rápido recorrido desde las primeras civilizaciones hasta nuestros días y usando ejemplos generalistas de los murales cerámicos, podemos encontrarnos dos grandes etapas en la historia. Comenzando con la anterior a Cristo, podemos destacar en Egipto, los muros con azulejos en la pirámide de Djoser en Saqqara a partir de la IIIª dinastía datada en el 2700 a.C. En Mesopotamia, las puertas de Ishtar, una de las 8 puertas de la muralla de Babilonia y el Palacio Real de Susa. Posteriormente después de Cristo, la mezquita Azul con sus 21.043 azulejos construida hacia el año 1766 y la Mezquita de Rustem Pasha (1561-1563), en la que se pueden ver las paredes recubiertas con el azul deslumbrante de los azulejos de Iznik, las dos en Estambul. El azulejo de Delft y las fachadas con murales como las de las calles alrededor de Rijks museum y Vondel park, en Holanda. La conquista del Sol, mural cerámico de 18 metros2 de longitud por 6 metros de altura para la entrada principal de la sede de la VEB Wasserwirtschaft (organismo de gestión de la energía y el agua) en la plaza Thälman de la ciudad sajona de Halle en la República Democrática Alemana.

Dentro de España, hay que destacar el caso de Sevilla usándose como ejemplos destacados el Palacio de Marqués de Tarifa y el cenador de Carlos V en los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla. Junto con Valencia (Zócalos del Palacio de la Generalitat y estación del Norte), son los dos focos de desarrollo más importantes de España. Barcelona Sagrada Familia, la Casa Batlló, la Pedrera, el parque Güell, la casa Calvet… de Gaudí y en Madrid (murales del metro como los de la estación fantasma de Chamberí o fachadas publicitarias como la de Villa Rosa en la Plaza de Santa Ana.

Dentro de la época hispano musulmana y la cerámica nazarí entre los siglos XIII al XV, podemos nombrar los zócalos de la Alhambra de Granada y el azulejo de Fortuny del siglo XV. En Portugal se puede destacar el metropolitano de Lisboa y las magníficas fachadas murales de cerámica. Por otro lado está el nuevo mundo, en los que destacan México con la Casa de los Azulejos del siglo XVI y Cuba, con el hotel Habana Hilton de Amelia Peláez.

 

Juan Amérigo
Profesor de Arquitectura Técnica

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades