VENECIA, MADERA Y AGUA

Recorriendo el mundo, podemos descubrir muchas ciudades en las que el agua surca sus calles, convirtiéndolas en lugares muy especiales: Ultretch, fortaleza romana, Delft, famosa por su azulejo azul y blanco.

Son las Venecias Holandesas. Brujas perteneciente a Bélgica, la Venecia del Norte, Montargis, la Venecia de la región de Gatinais en Francia… Saliendo de los referentes europeos que son muchos, podemos encontrar Zhouzhuang la Venecia China, Ganvié, la Venecia Africana, siendo ésta, el polo opuesto a la magnificencia de los palacios venecianos, siendo declarada patrimonio de la Humanidad. En Ganvié, miles de palafitos de madera sobresalen del agua, soportando el peso de casas de madera muy rudimentarias y sus gentes, con pequeñas embarcaciones, recorren sus canales de agua y su famoso mercado flotante. Una anécdota comparativa entre Ganvié y Venecia es que por su similitud en su formación terrestre, las lagunas servían para proteger a sus habitantes de los enemigos que querían. Se denomina palafito, a las viviendas apoyadas sobre pilotes de madera colocados en zonas de aguas tranquilas.

Venecia se funda en el año 421 D.C. época en la que la ciudad romana de Aquilea fue arrasada por los bárbaros en el Véneto, y se considera el origen del poblamiento posterior de Venecia que tuvo desde entonces, una gran independencia respecto a sus conquistadores, gracias a que al ser una laguna con poco fondo, le valió a la ciudad como defensa, ya que encallaban los barcos enemigos en los bancos de arena que estaban ocultos bajo el agua. De esta forma para llegar desde el Adriático había que conocer los pasos por la laguna que en tiempos de paz se señalaban con hileras de palos iluminados por la noche. Venecia, se desarrolla a lo largo del Gran Canal, dividiéndose, en diferentes distritos: Cannaregio, San Polo y Santa Cruce, Dorso duro, San Marco, Castello, S. Elena y Giudecca. Esta ciudad, se encuentra dentro de una laguna protegida por una serie de franjas de tierra alargadas y está comunicada con éste mediante tres canales naturales: Lido, Malamocco y Chioggi.

A través de dichas aberturas entre tierras, el agua entra y sale debido a las mareas y los vientos de la zona modificando el nivel del agua de la ciudad constantemente. La subida más peligrosa es la llamada agua alta que se produce en la franja de otoño a primavera inundando parte de Venecia. En los orígenes de la ciudad, el terreno estaba formado por islas de naturaleza pantanosa, creadas por los sedimentos depositados por ríos procedentes de los Alpes, y que desembocan en el mar Adriático.

Para construir los actuales edificios, el terreno superficial existente no era adecuado para soportar las cargas de éstos, con lo que se cortaron miles de árboles de bosques cercanos, en particular especies como el roble, alerce, aliso, olmo y otros en menor medida como el pino, castaño, ciprés,… en otras palabras, árboles de gran porte, rectos de fibra, sanos y sin defectos, para hincarlos en substratos de terreno más profundos, utilizándolos como base soporte de los muros de los edificios. Estos troncos en la actualidad se pueden encontrar en Venecia en perfecto estado después de cientos de años al estar colocados por debajo del nivel freático y no afectarles el oxígeno.

Estos pilotes, se hincaban en una capa llamada caranto de espesor no constante, formada por un lado, por sedimentos que provenían del continente de origen fluvial y glaciar, en particular una arcilla limo compacta que está en la laguna de Venecia y por otra parte, de otros estratos que no se vieron afectados por la sedimentación de dicho material por no estar en las vías la desembocadura de los ríos. El periodo de sedimentación se remonta al final de la última glaciación y con el inicio del periodo interglaciar en el que comienza el aumento del nivel del mar, se sepultan dichas superficies con sedimentos marinos no consolidados al entrar el agua en dicha zona. Como consecuencia, los pilotes se hincaban en diferentes tipos de estratos de espesor variable a cualquier nivel del subsuelo. (Veneto Geologi, 2004. Dr. Cesare Rizzetto).

Una vez hincados, se construía sobre ellos un entramado de madera de considerable espesor en función de la dimensión del edificio a construir, sobre la cual se apoyaba otra capa de bloques de piedra y por último, se levantaban los muros del edificio como se muestra en el boceto 2. La franja de muro, que está en contacto con la mezcla de agua salada y dulce de los canales, formada por piedra y ladrillo, con los efectos de las subidas y bajadas de las mareas y las perturbaciones provocadas por las embarcaciones hace que se degrade poco a poco la superficie de éstos, haciendo que en Venecia, el mantenimiento de los edificios, sea algo permanente. Dicha franja, al deteriorarse lleva consigo la pérdida de material y como consecuencia el muro que separa el agua de la tierra interior de la planta baja que soporta el pavimento, deja de ser impermeable y hace que se vaya perdiendo nivel de terreno que soporta el solado hasta que éste cede y hay que repararlo. Una piedra muy utilizada es la Orsera o Kirmenjak, que es una caliza muy dura que se saca de la región de Istria para trabajos de reparación en Venecia por sus cualidades de resistencia a las agresiones del agua. Para realizar dichas reparaciones exteriores, se corta el canal mediante tablestacas y ataguías y se vacía de agua colocando plataformas de trabajo de madera, como se muestra en el boceto 1. Lo mismo ocurre con el pavimento de las calles llamado traquita, cuando el terreno cede.

En este caso, se reutiliza todo el que se puede salvar al levantarlo y se eleva por encima de su cota original, para evitar que el agua procedente de las mareas acceda fácilmente a dicha zona. Además, se comprueba, el estado de las instalaciones enterradas procediendo a su cambio si están en malas condiciones.

 

Juan Muñoz Amérigo
Profesor EPS

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades