SOBRE LA UTILIDAD REAL DE LAS PRÁCTICAS EN EMPRESA

Normalmente la imaginación suele ser la única herramienta que el alumno de grado tiene durante su formación universitaria para hacerse una idea de cómo puede ser su futuro profesional inmediato. La realidad que uno se encuentra fuera del Campus suele ser algo que no se ajusta demasiado bien hoy por hoy a los contenidos de la titulación. Tampoco el ambiente de trabajo que uno respira con sus compañeros de clase se asemejará al que más tarde se encontrará cuando se vea inmerso en un entorno laboral multidisciplinar enfocado en muchos casos a ventas. Y he ahí la importancia que tiene para el estudiante no dejar su futuro profesional para después de la graduación y atacarlo desde el primer día de su carrera.


Una brillante estudiante y amiga que empezó el curso pasado arquitectura en la UA me contestaba con un “Es demasiado pronto para eso” a mi sugerencia de comenzar a ver qué tipo de empresas le gustaban para focalizar su perfil. En mi opinión ese es el error de muchos estudiantes universitarios, dejar para el último momento las empresas, que al fin y al cabo, salvo para aquellos que se van a dedicar a investigación, son el objetivo a alcanzar. Es paradójico pues que el estudiante deje de lado el mundo profesional hasta que ya es demasiado tarde. La sencilla realidad es que en la mayoría de ocasiones se va a dar cuenta de que las conversaciones en inglés un sábado noche con un grupo de norteamericanos le van a pesar más en el currículum que la matrícula de honor de la asignatura de cálculo, o que su actitud tolerante y negociadora cuando ha surgido un conflicto con su pareja, le va a venir mucho mejor en la relación con su nuevo supervisor que su gran proyecto final de grado en el que tanto tiempo había invertido.

Todo esto lo expongo de una manera crítica y constructiva para decir que hay una gran oportunidad en las prácticas en empresa que se ofertan durante el grado, y que desgraciadamente a veces son más consideradas un trámite que una buena oportunidad de aprender. En nuestra experiencia en LuQentia siempre hemos visto con muy buenos ojos a aquellas personas que han querido voluntariamente pasar una temporada con nosotros integrándose en el entorno diario de trabajo, y han sido muy raras las ocasiones en las que no ha habido una clara relación “win to win” entre el alumno y la empresa. Este espíritu lo hemos querido mantener también en las actividades que llevamos nosotros a cabo, como es por ejemplo el Máster en e-commerce y Marketing Digital que organizamos en colaboración con otras muchas empresas del sector, y que es más conocido por ecommaster.es . En este postgrado siempre ofertamos la posibilidad de que los estudiantes puedan crear empresas por sí mismos o trabajar en los equipos de otras desde el primer día de clase, porque pensamos que esta es la mejor forma de afrontar la búsqueda de empleo con la actitud correcta.

La gran sinergia entre la Universidad y la Empresa es que el conocimiento universitario repercuta en el tejido empresarial cercano, y que la experiencia de mercado de las empresas aporte información útil y práctica a los futuros licenciados.

Nunca he tenido una queja de un estudiante universitario que haya venido, y es más, la última persona que está realizando prácticas con nosotros proviene de la EPS de la Universidad de Alicante y está realizando una labor fantástica en usabilidad y desarrollo web para nuestro Máster en Eficiencia Energética y Energías Renovables enermaster.es . Curiosamente muchos esperan encontrarse aquí con más formación técnica, pero lo que se suelen llevar son conocimientos de otras disciplinas y una metodología de trabajo orientada al cliente, lo cual a muchos les rompe la burbuja en la que viven de una forma un tanto brusca pero igualmente necesaria.

Y por último nombrar el caso de una persona que entró a realizar prácticas y se implicó tanto en la empresa que decidimos asumir su formación de postgrado dentro de ecommaster.es dándole la oportunidad de seguir desarrollándose profesionalmente. Considero por tanto que aunque hay mucho que mejorar estamos en el camino de hacerlo, y que este camino pasa por este tipo de acciones entre compañías y universidades, que lejos de ser una explotación laboral o una pérdida de tiempo para el empresario, permiten un acercamiento entre las dos partes con unos resultados inmejorables de los que más allá de los beneficios profesionales, en muchas ocasiones generan lazos de amistad sólidos y perdurables.

 

 

 

 

Gerardo Salvador
Co-fundador de LuQentia y Global Energos, y responsable de desarrollo de negocio en ecommaster.es

@gerard_salvador

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades