Incidencias y Control Profesional

Con el panorama laboral actual en España, muchos recién titulados se encuentran en el mismo dilema: ¿A qué país me conviene más irme? En el caso de la informática, esto se agrava por las consultoras “cárnicas”. Otra solución es ser emprendedor y esa es la opción por la que opté yo.

Sinceramente, no me gusta la palabra emprendedor. Encuentros de emprendedores en los que te ves rodeado de “vende humo”, entidades (políticos, bancos,...) que dicen apoyar al emprendedor pero que a la hora de la verdad se queda en nada, ayuntamientos que proponen concursos de emprendedores, los declaran desiertos y poco después ponen en marcha algunas de las ideas presentadas,... han terminado, desde mi experiencia, dando un carácter negativo a la palabra.

Y basándome en mi experiencia voy a intentar dar algunos consejos para recién titulados que se decidan a emprender.
El primero y más importante, comparte tu idea. Muchos emprendedores cometen el error de guardar su idea como si fuera un tesoro por miedo a que se la roben. Todos tenemos un montón de ideas todos los días y ¿sabes cuanto valen? 0 euros, nada de nada. Lo que tiene valor es el cómo ejecutarla y el valor de hacerlo. Yo (y mis socios) compartimos la idea de nuestra aplicación con todo el mundo que quiera escucharla en todo momento. ¿Por qué? Al que se la cuentes puede ser un cliente, conocer a un posible cliente, generar “feedback” aportando ideas, devolverte a la tierra (cargándose tu idea),... . Gracias a esto, hemos mejorado nuestra idea inicial incorporando sugerencias, hemos descartado bastantes cosas y nos hemos adelantado a necesidades de los clientes.

El segundo consejo es que no puedes hacerlo solo. Puedes pensar que puedes solo pero a la larga te darás cuenta que no y, cuanto antes ocurra, mejor para ti. Necesitas un equipo, gente que supla tus carencias. Necesitas las cuatro patas en las que se asiente tu proyecto. Estas son:

La idea: En nuestro caso esta parte estaba bien cubierta. El autor de la idea (Adolfo del Álamo) contaba con casi 25 años de experiencia en el sector y conocía las carencias y problemas del mismo. Su idea era desarrollar una aplicación informática que las solventara. La idea inicial ha evolucionado muchísimo y es sólo una ínfima parte de lo que hacemos ahora pero la base y el conocimiento estaba ahí.

El cómo: Al ser una aplicación informática, el cómo es buscar desarrolladores. De esa parte nos encargamos dos Ingenieros en Informática por la Escuela Politécnica Superior de Alicante, Antonio Regalado y yo. Nos encargamos tanto del diseño como de la implementación. Y, después de varios problemas (llegamos a tratar con un diseñador que resulto ser daltónico y no, no es broma), también nos encargamos del diseño del apartado visual.

Las cuentas: Como suele decirse: “lo que no son cuentas, son cuentos”. Hay que tener muy en cuenta el flujo de caja, las previsiones de ingresos y gastos, … Tener un plan de empresa puede ayudar (aunque los planes de empresas se hagan para no cumplirlos, se pueden usar de referencia). También puedes salir al paso con un simple excel con tu previsión aunque esta tiene que ser lo más realista posible. En nuestro caso, contamos con un gestor que nos hizo una previsión a largo plazo.

La venta: Puedes pensar: “¿Para que quiero un comercial o un plan de marketing? ¡Mi idea es tan buena que se vende sola!” Sí, puede ser verdad. Puede ser que cada vez que le cuentes a alguien tu idea se vuelva loco y te entregue un cheque en blanco deseando tener tu producto en sus manos. Pero, ¿cómo se va a enterar de esa idea? ¿Vas a ir tu ofreciéndosela a todo el mundo? El tiempo que estas haciendo eso es tiempo que no estás trabajando en tu idea, mejorándola. En nuestro caso, íbamos yo y/o Adolfo del Álamo. Cuando iba yo, menos tiempo de desarrollo de la aplicación (aunque por suerte somos dos), cuando iba Adolfo del Álamo, tenía que dejar un poco de lado su empresa. Ahora hemos dado con un comercial a comisión que se encarga de esa parte con lo que tenemos que hacer menos labor comercial.

Es la solución más sencilla y te recomiendo que más pronto que tarde la lleves a cabo.

El tercer y último consejo que puedo dar es la inversión tanto de dinero como de tiempo. Para la parte monetaria, se puede recurrir a amigos, familiares, bancos (suerte si lo intentas), presentar tu idea a inversores,... Si buscas un poco encontrarás que prácticamente todos los meses hay cerca de ti algún evento donde presentar tu idea para conseguir financiación, ayuda en incubadoras o aceleradoras de empresas,... El problema de la inversión de tiempo puede ser más complicado aunque no lo parezca.

Si estás en paro, te animo a lanzarte a emprender con tu idea al máximo desde ya. En el peor de los casos lo que perderás será tu tiempo y ni siquiera eso, ya que la experiencia adquirida te servirá para futuros intentos. Si no es así puede estar complicado lanzarse. Si ya de por si es muchas veces complicado conciliar la vida laboral y familiar, el plus añadido de estar todo el día pensando, hablando y soñando con tu proyecto puede ser una bomba de relojería que se cargue tu vida familiar. Para evitar esto recomiendo gestionar el tiempo al minuto para no perder ni uno solo. No es necesario dejar nada de lado, es ordenar las prioridades y organizarse. Al principio cuesta más pero luego se entra en la rutina de trabajar organizando tu tiempo es mucho más sencillo y efectivo.

Si todo avanza llegará un momento en el que tienes que plantearte dejar tu trabajo para dedicarte al 100% a tu proyecto. Es una situación complicada y depende de la situación de cada uno y ahí no puedo recomendar nada porque cada caso es un mundo.

Si después de leerte toda esta parrafada te preguntas que hago, soy socio fundador y desarrollador de Incidencias y Control Profesional (IyCPro). Una aplicación para la gestión de incidencias, trabajos y empleados en administraciones de fincas, comunidades de propietarios, hoteles, escena urbana para ayuntamientos, empresas de servicios (limpieza, jardinería,...), empresas de seguridad y cada vez más sectores ya que se nos ocurre otra vuelta de tuerca más para aplicarla a otro sector.

La idea inicial era la gestión de incidencias y evitar el papeleo innecesario de los partes y el tiempo (cuanto antes se tenga constancia de un problema, antes se puede solucionar) pero ahora gestionamos trabajos, cuando ficha el empleado, mostramos estadísticas, generación de informes,... y estamos trabajando con domótica para que sean los propios sensores los que generen las incidencias.

 

Francisco J. García Rubio
Ingeniero Informático por la UA
www.iycpro.com

 

 

 

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades