¿Por qué no hay mujeres ingenieras?

La feminización de las aulas universitarias es una tendencia que en España se inicia en la década de los ochenta. Hoy, más de la mitad de la matricula universitaria es femenina. Sin embargo, la presencia de mujeres en las titulaciones vinculadas con la ingenierías es testimonial.

 

Esta característica, compartida por universidades situadas dentro y fuera de nuestro país, suscita muchos interrogantes. ¿Por qué la presencia de las mujeres en estudios universitarios vinculados con las ingenierías es minoritaria? ¿Por qué en España tan solo el 37% de la producción científica está firmada por mujeres? ¿Por qué en campus como el de la MIT el porcentaje de estudiantes mujeres de doctorado apenas alcanza el 15%? ¿Por qué este patrón es reproducido en todos los países del mundo? No hay una única respuesta capaz de explicar un fenómeno en apariencia sencillo y que ha sido objeto de estudio y noticia en periódicos como el New York Time. Sobre el tema apuntamos algunas cuestiones que ilustran la presencia testimonial de las mujeres en Ingeniería Informática, Electrónica, Eléctrica o Telecomunicaciones,  ámbitos en donde el fenómeno es aún mucho más agudo.


ESTEREOTIPOS

¿Por qué los juegos de construcción, matemáticas y ciencias son para los niños? Es la sencilla pregunta que hay detrás de uno de los anuncios más buscados y que ha hecho que la empresa juguetera GoldieBlox –creada hace apenas dos años por una joven licenciada en diseño industrial- alcance fama mundial. El anuncio, su mensaje, ilustra el componente social que expulsa a las mujeres de los estudios de ingeniería y que provoca que la imagen que socialmente se ha construido en torno a la ciencia, en general, sea percibido por las estudiantes, pero también por sus familias y grupo de referencia, como un mundo ‘solo para hombres’. Por lo que atañe al mundo de la informática, las jóvenes ven de forma negativa la figura de los geeks asociándolo al estereotipo del “friki”: un joven antisocial, que no sale de su habitación, que se rodea de cables y que solo sabe moverse entre su teclado.


DESCONOCIMIENTO

Estos estereotipos evidencian el desconocimiento y la falta de información de lo que es ser profesional de la informática. En el caso particular de la informática este hecho se cruza con el uso social que ha ido adquiriendo confundiendo el conocimiento a nivel de usuario con el amplio abanico de posibilidades que ofrecen las ingenierías del sector informático. Esta situación es extremadamente paradógica en el sector pues a pesar de que la generación de ‘nativos digitales’ no discrimina por sexos, las jóvenes deciden no dirigir su futuro universitario y laboral  en el ámbito de la informática.

AUSENCIA DE MODELOS FEMENINOS

Cualquier estudiante universitario podría señalar a los fundadores de Facebook, Google o Apple pero solo algunos identifican en la figura de Ada Lovelace a la primera programadora informática. La ausencia, o desconocimiento, de las aportaciones y el hacer de mujeres que hayan o estén desarrollando su actividad laboral en ámbitos y entornos en los que la presencia de las mujeres es minoritaria incide negativamente. En contra, cuando sí se cuentan con modelos de referencia, que emular y que participen como guía, se promueve la identificación, se incrementa la confianza en las habilidades y conocimientos y se rompen estereotipos sociales.

Añadamos una última pregunta. ¿Por qué Google y Microsoft invierten en la promoción y formación de los estudios de informática entre las mujeres? 1 Para este interrogante no cabe la duda: porque el mundo empresarial, la sociedad, no puede prescindir de la contribución intelectual, profesional y

del talento femenino.

Hoy los programas de reconocimiento de voz se hayan muy extendidos. Siri, la asistente personal del iPhone, se ha hecho un hueco en nuestras vidas. A ella recurrimos para hacer búsquedas por internet, concertar una cita, mandar un correo e, incluso, nos recuerda eventos y actividades pendientes. Sin embargo, el primer programa de reconocimiento de voz que se diseñó no contó con que las mujeres también seríamos usuarias. Al ser probado, por una mujer, el sistema no funcionó.

La incorporación de mujeres en ámbitos universitarios, científicos y laborales en donde su presencia es minoritaria ofrece la oportunidad de mejora en tres aspectos fundamentales: eliminar sesgos de género que la tradición, los usos y la costumbre social mantienen; elaborar propuestas más competitivas; e incrementar la relevancia social de los resultados obtenidos de la investigación y la innovación.

Mª José Rodríguez Jaume
Delegada del Rector para Políticas de Género de la UA

 

 

 

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos

Recibir novedades