Politécnica en el fútbol sala femenino

Tenemos con nosotros a Neus del equipo de fútbol sala de la UA, ¿qué tal va el equipo este año?

Somos un equipo novato, es nuestro primer año en primera, pero no para todas nosotras. Tenemos en nuestras filas jugadoras con muchas tablas para hacer una buena temporada. El objetivo primordial es conseguir la permanencia, pero hemos firmado una primera vuelta excepcional y estamos en puestos de la Copa de la Reina y ¿quién dice que no podemos conseguirlo?

¿Qué ambiente se respira en el vestuario?

Ilusión, veo mucha ilusión en las caras de la gente. Para muchas es un sueño hecho realidad, jugar en una de las mejores ligas de fútbol sala femenino del mundo, que no es poco. A medida que pasa la temporada veo a un equipo muy serio, que afronta partidos de tú a tú contra rivales que supuestamente luchan por el título de liga.

Cuéntanos la experiencia del año pasado, cuando cosechasteis vuestros mejores éxitos

El año pasado fue increíble. Cuando llegó Carlos Navarro, nuestro entrenador, se propuso un proyecto para subir al equipo a primera división en dos años. A medida que pasaba la temporada vimos que podíamos conseguirlo en un año, era increíble la tensión, no podíamos perder ningún partido, hubo un momento que nos pusimos a 6 puntos del primero y vimos como se nos escapaba el título, pero no dejamos de creer, al final conseguimos ser el mejor segundo de segunda división, lo que nos permitía entrar en el play-off de ascenso a primera. Nos tocó enfrentarnos al Tecuni Bilbo (Bilbao) a doble partido. El primero se jugó en el pabellón de la UA, recuerdo cuando saltamos al campo, las gradas estaban a reventar, me invadía una sensación, entre nervios, adrenalina, presión... pero intentaba que la concentración no fuese superada por la euforia. Hicimos un partido muy serio y ganamos 4-2. La vuelta era en Bilbao, en fútbol sala una renta de dos goles no significa nada, podía suceder cualquier cosa. Llegamos a la una de la noche al hotel y me acosté, aún no me invadían los nervios. A las 9 de la mañana nos despertamos y fuimos a desayunar, se respiraba un ambiente de tranquilidad y concentración, sin olvidar las bromas. A las 11 teníamos pista para entrenar y hacernos al terreno de juego.

Aunque no lo sabíamos, ya habíamos empezado a jugar el partido. Cuando llegó el momento de saltar a la cancha, ésta de nuevo, a reventar de gente, pero esta vez el público lo teníamos en contra. Empezó el partido y empezamos perdiendo, pero somos un equipo que está preparado para los imprevistos y no nos vinimos abajo. En un saque de córner un trallazo desde los nueve metros se colaba por la escuadra y nos daba el empate. Pero de nuevo se volvieron a adelantar en el marcador, 2-1 en contra, recibíamos otro mazazo. A falta de un minuto para el descanso, Pao conseguía el empate. Nos fuimos al vestuario, los nervios estaban a flor de piel.

En la primera parte nuestra capi se nos había lesionado, lo que hacía que en la segunda nuestras piernas tenían que soportar más minutos. Las de Bilbao salieron a por todas, no tenían otra, la presión era asfixiante, pero fieles a nuestro juego queríamos la posesión del balón y también subimos nuestra presión, hasta que en una contra Noe al segundo palo ponía el 2-3 a nuestro favor, casi lo teníamos…Defendimos con uñas y dientes todas las embestidas y en una rápida transición Pao de nuevo ponía el 2-4 definitivo en el marcador a falta de tres minutos, estalló la emoción, más de una se puso a llorar, pero aún no había terminado. El Bilbo sacó portera jugadora, fueron 3 minutos eternos pero cuando sonó la bocina fue una sensación increíble solté toda la tensión me puse a llorar y de repente sentí todo el peso del partido en las piernas, pero ya no importaba, al año siguiente jugaría en primera división.

¿Es difícil compaginar los estudios con el deporte? ¿crees que te quita tiempo para responder mejor a tus estudios o incluso compaginarlo con complementos como el estudio de inglés, tan imprescindible hoy día?

La pregunta que me hacen a diario es ¿cómo puedes compaginar estudios universitarios con el deporte de élite?

La respuesta es bastante sencilla, pasión por este deporte. Se pueden compaginar ambas cosas con un poco de organización y sobre todo muchas ganas. Aunque siempre sacrificas tiempo, sobre todo el de tus seres queridos como son la familia, amigos o pareja.

El momento más difícil desde que estás en el equipo

El primer año que fiché por la UA, antes del primer partido de liga me hice un esguince en el tobillo y no pude jugar, luego cuando me reenganché no conseguía adaptarme al equipo y fui perdiendo minutos, había partidos en los que no jugaba. Esto me hundió mucho, pero decidí aceptar mi rol y me centré en darlo todo en cada entrenamiento y lo conseguí. Estos dos últimos años estoy disfrutando de muchos minutos en la cancha, valió la pena aguantar.

El mejor momento

Tengo dos que están grabados a fuego en mi retina.

El primero, cuando entramos al vestuario de la UA para el primer partido del play-off. El cuerpo técnico había empapelado las paredes con mensajes de apoyo que la gente había escrito, era increíble el apoyo que estábamos recibiendo, se me pusieron los ojos llorosos de la emoción.

El segundo, cuando sonó la bocina del segundo partido del ascenso que nos decía que sí, que lo habíamos conseguido. Ver las caras de mis compañeras, llorando, gritando, cantando, abrazándose… no hay palabras para describirlo.

Un llamamiento a la afición

Si aún no han venido a vernos, les animo a que lo hagan, en la grada hay un ambiente espectacular tenemos un grupo de música que no para de animar en todo el rato, y en la pista puedes disfrutar de un gran espectáculo, las chicas también sabemos darlo.


¿Hasta dónde crees que puede llegar el equipo este año?

El objetivo primordial como he dicho es la permanencia, pero no renunciamos a luchar por conseguir un puesto en la Copa de la Reina, se clasifican los 8 primeros y vamos octavas.

Muchas gracias por tu tiempo, y te deseamos muchísima suerte en lograr los objetivos

Neus Jover Vidal
Estudiante de Ingeniería
Imagen y Sonido en Telecomunicación


Comentarios   

0 #2 rrts 15-06-2012 02:24
Totalmente de acuerdo con rpg26. Ver a chicas jugando al fútbol es algo poco habitual y no bien visto por muchas personas ancladas en el medievo. La ilusión y el afán de superación, hacen que equipos como este lleguen tan lejos. Enhorabuena!
0 #1 rpg26 05-06-2012 19:42
Un ejemplo de trabajo y dedicación el de las chicas del fútbol sala. Han crecido mucho en dos años y han permitido a un deporte minoritario hacerse un hueco en el panorama informativo local. ¡Enhorabuena!

Debes estar logueado para poder comentar

EPSAlicante

Twitter EPSAlicante Facebook EPSAlicante Google+ EPSAlicante  

Blog LabsEPS Linkedin EPSAlicante Radio Politécnica RSS Revista Politécnica

Versiones impresas

Galería de fotos